domingo, 18 de diciembre de 2011





como en un satori
todo se suspende

un silencio
se columpia
entre la ausencia
de dos árboles

estoy aquí sobre un punto fijo
acróbata perpleja
sólo un hilo invisible me sostiene

la luz es fuerte y poderosa
único alimento para los ojos ciegos

por mucho que estrujes
aplastes la realidad
hay más
de lo que tus ojos ven

girar dentro
en el eje fijo
permite el vuelco
de lo que somos


Marcia